Microblading de cejas: qué es y qué necesitas saber antes de hacértelo

19 May, 2021

microblading cejas

 

El concepto microblading de cejas puede provocar, de entrada, un poco de miedo. De hecho, cualquier tratamiento de belleza que implique cierta «permanencia» nos pone un pelín tensas a la mayoría, algo completamente normal (¿quién no ha usado mal un autobronceador alguna vez?).

¿Imaginas levantarte cada mañana sin tener que usar tu lápiz de cejas? Un paso menos en tu rutina es un gran ahorro de tiempo. Lo cierto es que cualquier persona podría disfrutar de unas cejas más densas y pobladas gracias a esta técnica en la época en que esta parte del rostro es la verdadera protagonista. El microblading da la forma y el color perfectos para enmarcar tu mirada y llevarla al Olimpo de las cejas.

Pero, amiga: es que si siempre has tenido las cejas tan claras que son casi invisibles, en tu código genético no ponía que disfrutarías de unas cejas naturales a lo Cara Delevigne o sufres de caída del cabello (además de vitaminas para el pelo), el microblading puede ser realmente la solución de tus problemas. Además, el proceso dura mucho menos de lo que crees, y al fin y al cabo los resultados no son para siempre. 

Vamos a desmitificar la técnica del microblading, respondiendo a todo aquello que siempre has querido saber sobre este procedimiento. 

 

¿Qué es el Microblading?

El microblading es una técnica semi permanente para aportar una forma, coloración y densidad adecuadas a las cejas según la forma de cada rostro (sí, en los buenos centros se realiza un estudio previo para dar con la arquitectura de cejas perfecta para ti).

La técnica recuerda a la ejecución de un tatuaje: mediante una especie de bolígrafo con varias puntas, se realizan trazos que emulan a la perfección la forma de los pelos naturalmente presentes en las cejas. De hecho, no son nada más que cortecitos superficiales que van llenando de pigmento la capa más externa de la piel.

Diferencias entre microblading y micropigmentación

Las principales diferencias entre el microblading y la micropigmentación de cejas son el instrumento que se usa y la profundidad a la que se deposita el pigmento.

Con la clásica técnica de la micropigmentación se usa un demógrafo, una especie de lápiz digital de aguja fina que realiza movimientos rapidísimos para depositar el pigmento. Con él se «dibujan» los pelos entre la dermis y la epidermis, una zona un poco más profunda de la piel. De este modo se alarga la duración del tratamiento hasta el año y medio. Por lo tanto, si no eres fan de las cosas permanentes (glups) no es tu técnica ideal.

En cambio, con el microblading se utiliza un bolígrafo de metal desechable con el que se realizan pequeños cortes, similares a los que podría hacer un papel, en la capa más superficial de la piel. Con esta técnica se gana en naturalidad y es menos permanente, pero es un poco más agresiva que la primera y puede no estar indicada para las pieles frágiles. 

¿Cuánto dura el microblading de cejas?

 

La duración de los resultados dependerá principalmente de cada tipo de piel. En general, el microblading de cejas dura intacto aproximadamente hasta los 12 meses. Cuanto más grasa y oscura es la piel, más probabilidad hay de que dure menos. Ah, y siempre es mejor realizar una sesión de repaso cuando te recomiende el especialista, que suele ser tras unas 4 semanas a partir del tratamiento inicial. A partir de ahí, los resultados aguantan bastante tiempo. Además, deberás de llevar todos los cuidados que él te recomiende para estirar la vida del tratamiento.

¿Es el microblading para ti?

El microblading es ideal para cualquier persona que desee elevar el diseño de sus cejas de forma semi permanente. Aún así, sí es cierto que hay ciertos perfiles que notarán más la diferencia que otros. Por ejemplo, si siempre has tenido las cejas tan claras que son prácticamente imperceptibles, o si por algún problema de salud estás perdiendo cabello y tus cejas ya no son lo que eran, el microblading puede gustarte mucho.

Leer: Manicura de gel: todo lo que necesitas saber

 

¿Cómo es una sesión de microblading?

 

Está claro que cada profesional hace las cosas a su manera, pero podemos decir que el proceso se desarrolla así en general: primero, el eyebrow artist dará forma forma a tus cejas y trazará unas guías, para que puedas ver cómo quedará el resultado final. Luego aplicará una crema anestésica para adormecer la zona y así aliviar el dolor (no, no es tan intenso). Mientras va haciendo efecto, generalmente hablaréis sobre las opciones de color y forma que más te favorezcan. Ahora es el momento en que el artista tomará el lápiz y empezará a «dibujar» pelitos dentro del área marcadaTodo este proceso tarda un poco más de una hora.  

¿Qué forma de cejas y color me quedará bien?

Ah, amiga. Ahí viene cuando debes confiar en el profesional que hayas elegido para decidir qué color y forma de las cejas se adaptará mejor a tus facciones, cambios de estación (ehem, hola moreno) y color de cabello. Déjate guiar por él, que hará un estudio previo teniendo en cuenta estas variables y sabrá visualizar el mejor resultado posible.

Qué SÍ y NO puedes hacer los días posteriores a tu sesión de microblading

microblading cejas como cuidarlas

Hay algunas cosas que el especialista te recomendará evitar antes y después de someterte a una sesión de microblading. En general, lavarás tu rostro con un limpiador facial suave, secando a pequeños toquecitos con un pañuelo de papel. Aplicarás vaselina u otras pomadas oclusivas sobre tus cejas durante los 7 días siguientes, y no arrancarás las costras que se irán formando. Tampoco es buena idea utilizar retinoides o exfoliantes químicos. 

El antes y después

 

¿A quién no le gusta un buen antes y después? En el caso de las cejas con microblading, los resultados son realmente espectaculares. Observa lo que esta técnica puede hacer por ti.

Cuál es el mejor centro para hacerse el microblading

La mejor manera de dar con un buen centro para realizarse la técnica del microblading es aquel que encuentras a partir de un poco de investigación: una vez hayas encontrado varios centros cerca de ti donde lo realizan, busca entre los trabajos anteriores de los especialistas. ¿Se parecen a lo que tú esperas? ¿Tiran más hacia lo natural o quizás los resultados son demasiado artificiales para ti? Al final, lo más importante es la pericia del profesional sumada a tus expectativas. 

Sigue leyendo: