¿Cuál es realmente mi tipo de piel?

5 Nov, 2021

cual es mi tipo de piel

Superhonesta participa en varios programas de marketing de afiliación: si realizas una compra a través de nuestros enlaces recibimos una comisión sin coste añadido para ti.

No falla: cuando entramos en una tienda donde venden cosmética nos sentimos abrumados ante tal despliegue de productos. Luego, cuando empezamos a mirar los packagings de forma individual, se nos va pasando ese agobio. Leemos «gel para pieles mixtas y grasas», «crema para pieles muy secas» o «bálsamo para piel sensible» y nos sentimos tranquilos: ya nos situamos y sabemos qué elegir.

Eso ocurre porque a la hora de comprar un cosmético, nos orientamos a partir del que creemos que es nuestro tipo de piel. Pero, ¿sabías que eso del tipo de piel, tal y como lo entendemos en general, no es algo científico?  Es una clasificación de marketing cosmético que nos ayuda a decantarnos por un producto de skincare u otro. De hecho, se dice que fue Helena Rubinstein quien en 1900 «inventó» los tipos de piel mas extendidos hoy en día: piel seca, piel mixta, piel grasa, y piel normal.

Entonces, ¿los tipos de piel no existen?

Sí existen, tal y como los entendemos, en el área de la industria cosmética, y están más basadas en nuestra percepción. Los profesionales de la piel y dermatólogos utilizan clasificaciones centradas en otras características, como la escala de Fitzpatrick, que determina el fototipo de la piel. También profundizan mucho más en el análisis de las necesidades de la misma, a nivel de lípidos, hidratación o producción de colágeno, entre otros. De hecho, en un futuro no muy lejano ya no estaremos hablando de tipos de piel, porque la cosmética será mucho más personalizada y atenderá necesidades individuales.

Pero ojo: eso no significa que la clasificación que se hace en cosmética sea mala, de hecho, nos sirve de guía para comprar productos que nos funcionen, pero sí puede estar un poquitín sesgada. ¿El motivo? Nuestra piel es dinámica y va cambiando a lo largo de nuestra vida, por lo tanto tendríamos distintos «tipos de piel» según el momento. Si vivimos en un lugar muy húmedo y viajamos a un lugar seco, percibiremos más sequedad en nuestra piel. Al experimentar un cambio hormonal podemos sufrir algo de acné, igual que con unos hábitos de vida perjudiciales: si bebemos mucho alcohol o consumimos tabaco también lo veremos reflejado en ella.

¿Y cuál sería mi tipo de piel?

Para averiguarlo de forma clara puedes hacer el siguiente test: lávate la cara con un gel limpiador suave y espera una hora. ¿Cómo sientes tu piel? Tu tipo de piel sería aquél con el que te sientes más identificada en términos generales de entre los que te muestro a continuación.

Piel normal

La «piel normal» son los padres. Es broma (pero no). Este tipo de piel sería, irónicamente, aquella que menos abunda entre los humanos, pero que todos querríamos tener. Podríamos definirla como una piel equilibrada y moderada, que no suele dar problemas: es capaz de mantener unos niveles aptos de hidratación y segregar sebo de forma óptima, así que no tiene imperfecciones, ni sensibilidad, ni nada. 

A ti también te suena raro esto, ¿verdad? A los que formáis parte de este misterioso y exclusivo club, junto a los niños y el hada madrina, felicidades: habéis ganado la lotería genética. 

Cómo se siente

Cuando tienes la piel normal, no sueles sentir nada fuera de lo común. No se suele irritar, ni producir grasa en exceso, ni resecarse…

Piel seca

A la piel seca le falta aceite: se caracteriza principalmente por una producción de sebo insuficiente. Los poros pueden ser prácticamente invisibles por esta razón, y suele tener cierta opacidad, tono apagado o falta de brillo. Las zonas más secas pueden descamarse o presentar rojeces. Las líneas finas o arrugas se perciben con más facilidad.

Es muy habitual que tengamos la piel seca a partir de los 40 años, por eso es tan importante usar productos que ayuden a hidratar y aportar el aceite que le falta y tanto necesita. Esta es una buena rutina para pieles secas.

Cómo se siente

Oh, querida, si tienes la piel seca es probable que ya te hayas dado cuenta. Después de que el agua roce tu piel sueles notar tirantez o picor, su manera de pedirte para que le untes una crema hidratante para piel seca rica y nutritiva. Hay algunas zonas rugosas en tu rostro o en tu cuerpo, y que suelen descamarse en las áreas más secas. Suele ser sensible a los cambios en el entorno, como el nivel de humedad del aire, el frío o el calor, la radiación solar…

Piel grasa 

Lo has adivinado: la piel grasa produce sebo de forma excesiva. Tus glándulas sebáceas tienen main character syndrome y se sienten las protagonistas de su película, produciendo sebo a diestro y siniestro. La cara te brilla y tienes los poros dilatados, y en muchas ocasiones se taponan, convirtiéndose en puntos negros. Es probable que veas imperfecciones de forma habitual y eres propensa a los brote de acné.

Cómo se siente

Una piel grasa se siente, como su nombre indica, grasa: hay una película aceitosa visible que recubre la integridad de tu rostro, aunque lo hayas lavado con un gel limpiador hace menos de una hora. Puede llegar a ser muy frustrante, por eso es importante que aprendas a cuidarla para regular la secreción de grasa de tus poros y conseguir una tez más equilibrada (no, no debes arrancarle sus aceites naturales con limpiadores agresivos). 

Piel mixta

La piel mixta es, según mi punto de vista, la que deberíamos llamar «normal». ¿La razón? Es la que tenemos la mayoría de las personas: es más seca en las áreas más externas del rostro y las mejillas y con tendencia más grasa y a las imperfecciones en la zona T: frente, nariz, y barbilla. En resumen, es la combinación de la piel seca y la piel grasa, pero en diferentes zonas del rostro.

Tu objetivo cosmético debería ser equilibrar las zonas más grasas de tu rostro, pero proporcionarle la suficiente hidratación y nutrición. Es probable que te cueste encontrar productos que te gusten (hasta que encuentras los que te gustan, claro está). Tanto si tienes la piel grasa como mixta, te gustará esta rutina para pieles grasas y mixtas.

Cómo se siente

La piel mixta se siente grasa en la zona T, pero más seca en otras partes del rostro. Por eso puedes notar la piel tirante en ciertas áreas después de lavarte el rostro, pero sentir como tu frente, nariz y barbilla se animan a segregar grasa al cabo de unas horas.

Piel sensible

Puede que tú no seas piscis, pero tu piel sí tenga la sensibilidad de un signo de agua. La piel sensible no sería exactamente un tipo de piel, porque puedes tener la piel grasa y sensible, o seca y sensible (es más común esto último, por cierto), pero sabrás que la tuya lo es porque es intolerante a casi todo. Cualquier estímulo externo, como el frío, la luz solar o la aplicación de un nuevo sérum, puede provocar cierta reactividad en tu piel en forma de rojez, picor o irritación. Eres proclive a alergias.

Tu rutina del cuidado de la piel debe ser minimalista y libre de perfumes. Y ni se te ocurra ponerte a probar productos al tuntún: eso para ti sería un deporte de riesgo.

Cómo se siente

La piel sensible se siente delicada y reactiva. Estás alerta por si algo le sienta mal a tu piel, y es probable que tengas la piel tirando a seca. Sabes que cualquier agente externo podría provocar picor en tu piel, así que vas con cuidado con lo que le echas encima de forma intuitiva.

Síguenos en Instagram para estar a la última sobre todo nuestro contenido apto para beauty addicts. ¡Te veo allí!

You have Successfully Subscribed!