El nuevo corrector de The Ordinary ya está en nuestro neceser

15 Feb, 2021

the ordinary corrector ojeras

 

A The Ordinary debemos agradecerle muchas cosas. Entre ellas, el enseñarnos que para dar con un buen producto cosmético es mejor fijarse en su lista de ingredientes que en su packaging, marca o precio. Que vale la pena educarnos un poco para encontrar una rutina facial que realmente se adapte a nuestras necesidades.

Que con envases austeros y sin escandalosas campañas de marketing, miles de personas de todas las clases han conseguido mantener a raya el acné gracias a su sérum de Niacinamida, u obtenido un glow increíble con su tónico de ácido glicólico.

Y ahora les damos las gracias por el nuevo miembro de la familia Deciem: un corrector que ronda los 5€ y funciona de lujo (sí, The Ordinary también cuenta con un par de bases de maquillaje, por si no lo sabías). 

El High Coverage Formula Concealer viene en 36 tonos, pensados para hacer match con el mismo tono de la base Colors foundation. Promete cubrir ojeras, imperfecciones, hiperpigmentación y rojeces con un acabado de segunda piel.

Al enterarnos de este lanzamiento, no pudimos evitar hacernos con un par de tonos para probarlos. A continuación, nuestras impresiones.

 

corrector the ordinary

 Concealer High-Coverage Formula de The Ordinary. Disponible en Lookfantastic.

Nuestra opinión sobre el corrector The Ordinary Concealer

Lo mejor que puedes hacer para dar con tu tono es buscarlo en la guía de tonos de piel de la web de Deciem. Allí vimos que los tonos estaban numerados y emparejados con una letra que corresponde a un tono de piel: N para neutro, P para Pink (rosa), R para rojo e Y para Yellow (amarillo). Eso hizo la tarea de encontrar los tonos adecuados súper fácil.

Una vez hecho el pedido y llegado el paquete, lo que más nos sorprendió fue el tamaño de estos correctores: el mismo que el de un bálsamo labial en tubo, es decir, bastante pequeñitos.

El resultado

A pesar del reducido tamaño del producto, podemos comprobar que cunde muchísimo: con una pequeña gota es suficiente para cubrir imperfecciones en distintas áreas del rostro. 

El acabado es de alta cobertura, bastante hidratante y realmente similar a una segunda piel. Es denso, así que quizás necesites alguna brocha para difuminarlo mejor. Se oxida un poco y al cabo de unos minutos se forman algunos pliegues en la ojera (nada que no hayamos visto antes en correctores mucho más caros). Una vez seco, no transfiere nada y es más que apto para usarlo con la mascarilla puesta.

Conclusión: vale muchísimo la pena probarlo: el acabado es muy natural y todavía no podemos creernos que un corrector tan correcto (valga la redundancia) cueste unos 5€. 

Sigue leyendo: