Diferencias entre un protector solar físico y uno químico

23 Sep, 2022

diferencias ventajas protectores solares quimicos y fisicos

Hay una eterna pregunta que nos asalta cada verano: ¿qué es mejor, un protector solar de filtro físico o uno de filtro químico?

La respuesta no es tan fácil, y hay que valorar la parte positiva y negativa de cada uno de los dos. Mientras que los protectores solares físicos son famosos por formar parte de cualquier neceser básico para bebés y dejarnos la piel blanca como Casper, los químicos son la mar de prácticos pero están ganando mala reputación por contener algunos ingredientes que interfieren con la vida de los océanos.

Por lo tanto, vamos a explicarte qué son, en qué se diferencian y cuál deberías elegir. ¡Empecemos!

¿Cuál es la diferencia entre un protector solar químico y uno físico?

Estas son las principales diferencias entre las fórmulas y funcionamiento de un protector solar físico y uno químico:

  • Protector solar físico: los protectores solares físicos están formulados con partículas finas de minerales como el dióxido de titanio y el óxido de zinc. Estas se posan en la superficie de la piel y reflejan las radiaciones UV.
  • Protector solar químico: los protectores solares químicos son absorbidos por la piel, y luego absorben los rayos UV, los convierten en calor y los liberan del cuerpo. Los ingredientes activos más populares entre los protectores solares químicos incluyen la avobenzona, octinoxato y oxibenzona.

filtros solares químicos y fisicos

Fuente: Superhonesta, iconos de Flaticon

Pros y contras de un protector solar físico

Estas son las principales ventajas y desventajas de usar un protector solar de filtro físico.

Pros

  • Son mejor tolerados por las pieles sensibles: el zinc es un ingrediente capaz de calmar la irritación en pieles sensibles y rebajar la inflamación. Además, no es comedogénico, y por lo tanto es perfecto para pieles con tendencia acneica. Se encuentra en grandes cantidades en protectores solares minerales, cremas para el culito de los bebés y otros productos cicatrizantes.
  • Protegen desde el mismo momento de la aplicación: el efecto de la protección solar comienza justo después de aplicarse sobre la piel.
  • Mejores para el medio ambiente: siempre que las partículas de dióxido de titanio y óxido de zinc no sean nano, se consideran seguros para la vida marina y los océanos.
  • Protegen contra los rayos UVA y UVB: suelen ofrecer protección de amplio espectro, esto significa que también son efectivos para proteger el rostro todo el año de las radiaciones UVA, responsables del envejecimiento prematuro, la hiperpigmentación y las arrugas profundas.
  • Facilita una aplicación más uniforme: los protectores solares físicos suelen dejar tras de sí una fina película blanca, lo que los hace más visibles y nos ayuda a saber dónde hemos aplicado el protector y dónde no.

Contras

  • Suelen dejar un acabado blanquecino: los protectores solares de filtro físico suelen tener una consistencia más blanca y espesa que los de filtro químico. En la actualidad existen opciones que incorporan algo de color, algo que disimula bastante el efecto que dejan tras su aplicación. Aún así, queda mucho camino por recorrer y las marcas siguen trabajando para mejorar las fórmulas de este tipo de productos.
  • No son tan resistentes al agua: este tipo de filtro solar no suele permanecer tantas horas sobre la piel como los químicos. Si vas a practicar deportes como la natación, es mejor optar por el segundo.

Pros y contras de un protector solar químico

Si hablamos de protectores solares de filtro químico, estos serían los pros y los contras.

Pros

  • Se absorben mejor y tienen mejor textura: se absorben de forma más rápida, la textura suele ser más agradable y no suelen dejar una película visible tras su aplicación. A nivel de cosmeticidad, suelen ser mucho mejores que los filtros solares físicos.
  • Compatibles con todos los tonos de piel: muchos de estos protectores solares no son visibles sobre la piel, y por lo tanto son aptos para personas con tonos de piel más oscuros.
  • Son más resistentes al agua y al sudor: si te gusta practicar deporte al aire libre, practicas natación o tienes previsto pasar muchas horas en el agua, el protector solar químico soporta mejor el contacto con este elemento.

Contras

  • Algunos de los ingredientes que contienen son perjudiciales para el medio ambiente: existen algunos ingredientes activos en los protectores solares de filtro químico que pueden perjudicar la salud de los corales y la vida marina en general. Los ingredientes a evitar serían la oxibenzone, el octinoxate, y el octocrylene. Aquí puedes ver la lista completa.
  • Empiezan a hacer efecto al cabo de unos 20 minutos: la protección solar no empieza hasta que los activos han sido absorbidos por la piel.
  • Pueden ser irritantes para algunos tipos de piel: las pieles muy sensibles pueden notar irritaciones al usar ciertos tipos de protectores solares químicos. Deben combinarse muchos ingredientes distintos para conseguir que la protección sea de amplio espectro, con la mayor probabilidad de alergias que eso implica. Las pieles especialmente fragilizadas siempre van a beneficiarse más de los filtros minerales.

¿Cuál es mejor?

Ninguno de los dos es objetivamente mejor que el otro. Lo mejor es utilizar un protector solar que te guste usar, ya que eso te motivará a repetir la aplicación cuantas veces sea necesaria (y suele serlo al cabo de unas dos horas aproximadamente).

Claro que si tu piel es intolerante siempre te decantarás por un protector solar físico, y si las características del producto como el aroma o la textura son un must para ti, te acercarás más al químico. 

Aún así, hay múltiples protectores solares que utilizan una combinación de filtros químicos y físicos para conseguir una protección de amplio espectro muy completa. 

Cuando usar un protector solar físico

En el caso de pieles con rosácea, eczema u otros trastornos que provoquen que se irrite con facilidad, siempre será una mejor opción un protector solar de filtro físico. Las partículas de zinc, a menudo presentes en este tipo de producto, ayudan a desinflamar y cicatrizar la piel irritada e inflamada. Además, causan menos alergias que los de filtro químico.

Cuando usar un protector solar químico

Un protector solar químico es la opción perfecta para aquellas personas que deseen usar un protector solar facial a diario para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel. ¿La razón? La ligereza, rápida absorción y acabado invisible de este tipo de producto hacen que sea el último paso ideal de una rutina de mañanas.

También son ideales para aquellos que realicen deportes en el exterior, especialmente aquellos que se desarrollen en el agua, por su mayor resistencia a este elemento que los de filtro físico. 

Artículos relacionados:

 

Síguenos en Instagram para estar a la última sobre todo nuestro contenido apto para beauty addicts. ¡Te veo allí!

You have Successfully Subscribed!