Cómo hacer la doble limpieza y qué productos usar

14 May, 2021

doble limpieza facial

Superhonesta participa en varios programas de marketing de afiliación: si realizas una compra a través de nuestros enlaces recibimos una comisión sin coste añadido para ti.

Lo de darse una pasadita con un disco de algodón y agua micelar al final de un largo día puede resultar tentador, pero no es (ni de lejos) suficiente como para limpiar profundamente tu piel. Y menos si estás tratando de eliminar los puntos negros de una vez por todas. Y no empecemos a hablar de las toallitas desmaquillantes, un socorrido ítem de limpieza facial que cada vez crea más aversión, debido a su acción irritante y evidente falta de conciencia medioambiental.

Si vives en una ciudad contaminada, usas protector solar facial o maquillaje a diario (que es muy probable, por cierto), podría no ser suficiente con el uso de tu limpiador facial favorito cada noche. Estos residuos, que muchas veces son resistentes al agua, cuestan de eliminar. Si estás experimentando dificultades para deshacerte de ellos, muy atenta: la doble limpieza es para ti. 

Eso sí: la doble limpieza no es ninguna obligación. Si usas un buen limpiador facial, puede que no sea necesario hacer uso de ella. Te gustará si tienes la piel muy seca, con tendencia a desarrollar dermatitis, puesto que se basa en productos muy suaves que no desequilibran la barrera natural de la piel, y la protegen durante el proceso de limpieza.

¿Qué es la doble limpieza o ‘double cleanse’?

La doble limpieza es una de las muchas maravillas de cosmética k-beauty importadas de Corea del Sur. Este agradable ritual implica el uso de un aceite, bálsamo desmaquillante o agua micelar para retirar el maquillaje, BB creams y otros residuos de la piel primero, para luego terminar la limpieza con un producto con base agua, como un gel espumoso.

De este modo, en lugar de una higiene a medias conseguimos purificar profundamente la piel antes de irnos a dormir, su momento de máxima regeneración y capacidad de absorción de nuestros productos de skincare.

¿Cómo hacer la doble limpieza?

Primero, debes usar un limpiador con base aceite o agua micelar para retirar el exceso de sebo, restos de polución y maquillaje de la superficie de la piel. Este tipo de productos permiten “deshacer” los residuos de manera amable, sin alterar la barrera lipídica natural de nuestra piel.

Una vez hemos retirado las impurezas más evidentes con el primer paso, es momento de utilizar un limpiador con base agua, mejor si es suave y sin jabón. Realiza movimientos circulares y ascendentes para retirar los restos de maquillaje de los poros correctamente.

Paso 1: bálsamos desmaquillantes, aceites desmaquillantes o agua micelar

Elegir el mejor producto en la primera fase dependerá de tus gustos, realmente. Si no te molestan las texturas mantequillosas o aceitosas, apuesta por un bálsamo desmaquillante o aceite desmaquillante. Estos productos se unen a los aceites del maquillaje o protectores solares, fundiéndolos con un suave masaje. 

Si en cambio amas las texturas ligeras, hazte con un agua micelar: se trata de un producto que contiene micelas, unas pequeñas partículas surfactantes que arrastran la suciedad. Las hay para pieles sensibles y con rosácea.

 

doble limpieza aceite desmaquillante clinique

Bálsamo desmaquillante Take The Day Off de Clinique

El bálsamo desmaquillante Take the Day Off es un clásico, elimina las impurezas con suavidad.

mejores limpiadores faciales 2020 caudalie aceite desmaquillante

Aceite desmaquillante de Caudalie

El aceite desmaquillante de Caudalie deshace los residuos a base de aceite de almendras dulces.

mejores limpiadores faciales agua micelar sensibio bioderma

Agua micelar Sensibio de Bioderma

La reina de las aguas micelares. Sensibio está especialmente indicada para las pieles sensibles.

mejores limpiadores faciales agua micelar piel grasa effaclar ultra

Agua micelar Ultra de La Roche Posay

El agua micelar Ultra de La Roche Posay es una de nuestras favoritas: deshace el maquillaje con facilidad y acaba con los restos rápidamente.

Paso 2: limpiador facial 

En la segunda fase, utilizamos un limpiador facial que emulsione con agua para completar la limpieza. Este limpiador cambiará según nuestro tipo de piel, pero siempre será suave y respetuoso con la barrera natural cutánea.

Para continuar, humedece un poco tu cara con agua y toma un poco de producto entre tus manos. Masajea con ganas de abajo hacia arriba, para penetrar bien entre los poros. Asegúrate de haber lavado todas las zonas que han entrado en contacto con algún producto, incluidas las orejas y el cuello. Luego aclara con agua y continua con tu rutina facial.

mejores limpiadores faciales piel sensible bioderma sensibio

Gel limpiador para pieles sensibles Sensibio de Bioderma

Este limpiador es perfecto para pieles sensibles y con tendencia a la irritación.

mejores limpiadores faciales naturales sephora

Superfood Cleanser de Youth To The People

El limpiador suave de youth To The People tiene extractos de plantas y vitaminas. Huele genial.

¿Qué tipos de piel pueden hacer doble limpieza?

Existen dos importantes ventajas para tu piel si usas esta técnica a diario. La primera es que si usas base de maquillaje a diario u otros productos que se adhieren fuertemente a la piel, la doble limpieza te asegura una higiene facial completa. 

La segunda es la mejor absorción de todos los productos que apliques en tu rutina nocturna. Una piel completamente limpia permite que los ingredientes activos de tus sérums faciales y cremas penetren mejor y de forma más efectiva en tu piel.

 

¿Cuáles son las ventajas de la doble limpieza?

Todos los tipos de piel saldrán beneficiadas de la doble limpieza, mientras utilices los productos correctos. Eso significa que las pieles secas disfrutarán con productos muy suavizantes y poco astringentes, así que deberán buscar ingredientes hidratantes y nutritivos, como la manteca de karité, el ácido hialurónico o ciertos aceites vegetales. Las pieles mixtas y grasas deberán limpiarse muy bien después de utilizar el producto de la primera fase, o los residuos podrían causar brotes de acné. 

Si vas a introducirte en el arte de la doble limpieza, deberás buscar limpiadores específicos según tu tipo de piel. Por ejemplo, para piel seca o sensible te recomendamos de CeraVe: el Hydrating Cleanser de CeraVe, y para mixtas o grasas el Foaming Cleanser de la misma marca