Maquillaje de novia: 7 consejos para clavarlo

21 Oct, 2019

Photographer @beautrizconca, stylist @ines_tell

Primero de todo, vamos a aclarar algo: la única regla que debes seguir con tu maquillaje de novia el día de tu boda es que debe gustarte única y exclusivamente a ti.

Seguramente ya habrás leído unos cuantos artículos sobre las “reglas de oro” que debe cumplir una novia. Pues bien, creo que después de echarle horas siendo tu propia wedding planner, romper con convencionalismos horteras del pasado, y recibir alguna que otra mirada de desaprobación, no debes seguir las reglas de nadie.

Que el maquillaje de novia perfecto es aquél lo suficientemente natural como para convertirte en la mejor versión de ti misma es una verdad a medias: si te sientes más cómoda con unos labios mate burdeos o un ahumado intenso, go for it, es tu día. Siéntete libre para elegir el look que mejor te represente.

A continuación, tienes 7 consejos para conseguir un bonito maquillaje de novia el día de tu boda.

1. Sí, el maquillaje de novia natural sigue siendo una apuesta segura

Y más si se trata de una boda de día! La luz natural hace que la textura natural de tu piel, que es genial, se vea con total claridad. Por lo tanto, optar por un maquillaje de novia natural permite que éste realce tu piel y evites el efecto máscara, o peor aún, el reflejo del flash en tu frente en todas las fotos.

Para conseguirlo, evita la pesadez de una base de maquillaje convencional y sustitúyela por otras opciones de fórmula ligera, como una BB cream o una hidratante con un ligero toque de color. Matiza con unos polvos sueltos, ¡y listo! 

2. Haz una prueba previa de tu maquillaje de novia con antelación

En el caso de que quieras salir un poco de tu zona de confort y probar con un maquillaje más arriesgado, asegúrate de realizar una prueba con 3- 5 semanas de antelación. De este modo evitas llevarte sorpresas durante el día de tu boda.

Que sí, que el maquillaje que te has montado en tu imaginación tiene pinta de ser maravilloso, pero la clave es verlo sobre tu cara y en conjunto con los otros elementos que te acompañarán el día de tu boda: el vestido, las joyas, o simplemente, tus rasgos y fisonomía.

 

3. Prepara tu piel con tiempo

¡No esperes al día previo para empezar! Una rutina de belleza optimizada según tu tipo de piel va a dotarla de uniformidad en el tono y jugosidad natural.

Además, invertir en buenos productos de preparación de la piel previos al maquillaje hará que no necesites la más mínima gota de base para ver tu piel bonita

4. Las cejas son clave

Ya habrás oído mil veces que las cejas tienen una función importantísima sobre la percepción del conjunto de tu rostro, así que sácales partido en el día de tu boda.

Ten en cuenta que, aunque todavía sigan circulando imágenes por Instagram o Pinterest de influencers con cejas que parecen dibujadas con escuadra y cartabón, ése no es el camino a seguir si lo que buscas es un resultado natural, es decir, parecer tú misma (y no otra persona).

Retira con unas pinzas esos pelos que crecen fuera de lugar (sin pasarte) y, con un lápiz de cejas de un color similar a tu propio tono de cabello, empieza a dibujar pelos para rellenarlas. Difumina aquellos trazos demasiado perfectos y, ¡voilà! habemus cejas perfectas para ti.

5. El colorete en crema o líquido, el mejor aliado el día de tu boda

El acabado ligero y translúcido que aporta el colorete líquido o en crema queda precioso sobre una piel ligeramente maquillada y con luz natural. 

Prueba con distintos tonos para encontrar el que mejor le quede a tu tipo de piel. Existen mil opciones distintas.

6. Un toque de iluminador para la novia, por favor

El iluminador ayuda a crear el efecto “piel jugosa” en puntos estratégicos del rostro, como en la parte inmediatamente superior a las mejillas, sobre el labio o el puente de la nariz…

¡Importante! Ya sea líquido o en polvo, procura que no contenga partículas brillantes, AKA purpurina.

7. Y por último: no te dejes engatusar 

Mejillas a lo Heidi, bronceado de Reina del Carnaval o smokey eye de cádaver del depósito. Son algunos de los looks que puedes llegar a lucir si no has acertado del todo con el maquillador de turno.

Si se trata de un buen profesional, captará a la perfección tu manera de ser y tu maquillaje de novia realzará de manera más efectiva tu belleza natural.

Aún así, cabe la posibilidad de que no termine de entender lo que quieres y no te veas reflejada en su propuesta: no sería la primera ni la última vez que ocurre.

Por este motivo es muy importante que no te dejes engatusar por los demás: tú misma eres quien mejor conoce tus gustos, lo que te sienta bien y lo que no. Así que si no te gusta tu maquillaje el día de la prueba, habla. Exprésate.

¿Te ha gustado el post? Encuentra más noticias, rutinas y contenido en la cuenta de Instagram de @superhonestablog. ¡Nos vemos allí!

Pin It on Pinterest