Foreo Luna: ¿vale realmente la pena?

4 Jan, 2019

Si estás leyendo esto es que hay algo que te inquieta y te perturba. ¿Quizás quieres saber si Foreo Luna, el adorable aparatito sueco de silicona que está desbancando a los clásicos cepillos limpiadores estilo Clarisonic, vale realmente pena?

Verás, cuando un producto de belleza  causa tanto hype, no puedo evitar hacerme con él, usarlo intensamente durante un par de semanas y, en el 80% de los casos, abandonarlo para siempre.

Y de momento, ya he cumplido la primera parte: he comprado el Foreo Luna Play Plus. Es uno de los dispositivos más sencillo de todos, y una buena manera de introducirse al mundo Foreo.

¡Al lío!

¿Qué es Foreo Luna?

Foreo Luna , según la propia marca, es un revolucionario dispositivo que limpia profunda y suavemente la piel del rostro: su uso prolongado reduce la aparición de puntos negros, elimina  las células muertas, tiene poder anti-edad, y mejora la absorción de tus productos de cuidado facial.

Y sí, parece un vibrador. De hecho, según mi punto de vista, es un vibrador. Para la cara, claro: en lugar de las cerdas de nylon de la mayoría de cepillos limpiadores, que giran sobre sí mismas y son demasiado agresivas con la piel, cuenta con unos filamentos de silicona de grado médico que, junto a las vibraciones T-sonic, realizan un masaje limpiador muy amable.

    Así es como funciona 

    Primero, retira el maquillaje de tu rostro. Sí, no me mires así: para lavar correctamente el rostro hay que retirarlo antes de utilizar tu limpiador favorito, siempre.

    Luego, con la piel libre de maquillaje, humedécela con agua y aplica tu producto de limpieza favorito. Ahora enciende tu Foreo y empieza a realizar movimientos circulares sobre todas las áreas de tu rostro durante un minuto, sin ejercer presión.  

     Aclara, y listo. Repite cada mañana y noche.

    Los resultados

    Después de utilizarlo durante un par de semanas, noto la piel mucho más suave y con una textura más uniforme.

    ¿Ha impedido que me salga algún que otro granito o punto negro? Pues no. Tampoco lo esperaba, ya que no creo en las soluciones milagrosas. Es algo que depende, además, de muchos otros factores: si vives en una ciudad con un alto grado de contaminación ambiental, si tienes la piel grasa y/o acné hormonal, o llevas un flequillo que te roza la frente, entre otros.

    Lo que sí he notado es más motivación para cuidar mi rostro: el Foreo me “obliga” a lavarlo correctamente y a aplicar el tratamiento hidratante mañana y noche, con lo cual soy menos perezosa y no dejo que la suciedad se acumule.

    ¿Foreo Luna vale la pena?

    La verdad es que sí. Aunque no es estrictamente necesario.

    Me explico: el principal error que cometemos al lavarnos el rostro es que muchas veces, lo desmaquillamos con toallitas o agua micelar y terminamos ahí nuestra rutina diaria. ¿Has probado alguna vez de pasar un algodón después de hacerlo? Sale ligeramente manchado. Pues imagina la acumulación de suciedad que supone para tu piel repetir una rutina de higiene diaria incompleta.

    Puedes pensar que lavar la cara con un dispositivo es completamente innecesario, y así es. Pero que no sea necesario, no quita que sea mejor: es como comparar un cepillo de dientes manual con uno eléctrico. Con este último, es mucho más fácil conseguir un resultado excelente. No hablamos de necesidad, sino de eficacia.

    ¿Dónde comprar el Foreo Luna?

    Lo mejor es hacerlo desde la tienda online oficial de Foreo: cuenta con envío gratuito entre 3 y 5 días y garantía de 2 años.

    ¿Y qué modelo elijo?

    Si el precio no representa un problema, te recomiendo Foreo Luna 2, el más famoso y completo de todos (y cuenta además con un modo anti-edad), que roza los 200 € euros. Aún así, creo que la mejor opción por su relación calidad-precio es el Luna mini 2, una versión más compacta que el anterior, con un precio de 139€. 

    También tiene buena pinta uno de los últimos lanzamientos de la marca: Foreo Luna Fofo, un dispositivo súper tech que crea una rutina de belleza personalizada a partir de sus sensores avanzados, que recopilan datos en tiempo real sobre el estado de tu piel. Se utiliza junto con una aplicación para Smartphone. Este último sale por 89€.

    En cambio, no invertiría en  las versiones más básicas y pequeñitas, con un precio menor a 50€:  Luna Play y Luna Play Plus. Aunque yo haya adquirido esta última para probar, son muy limitadas, y la batería de Luna Play no es recargable: al cabo de unos usos, deja de funcionar para siempre. Caput. Me parece muy poco ecológico, y espero que lo retiren pronto del mercado.

    También puede interesarte:

     

    Pin It on Pinterest