¿Comprar una plancha GHD vale la pena?

25 Oct, 2017

Confiésalo. Te estás volviendo loca buscando opiniones en internet sobre cuál es la mejor plancha de cabello y te has topado mil veces con el último modelo de GHD, pero así de entrada te parece demasiado cara. Deseas con toda tu alma encontrar esa especie de Santo Grial de las planchas: que sea barata, que te deje el pelo liso como una tabla y no lo maltrate en exceso.

Verás, mi madre me regaló mi primera plancha GHD para que pudiera dominar mi salvaje pelo rizado cuando tenía 14 años. Aprendí solita a trabajar el pelo con paciencia y haciendo uso de cierta técnica, intentando imitar los movimientos de la peluquera. Desde entonces han pasado por mi casa tres modelos distintos de esta misma marca, lujo del que no he sido del todo consciente hasta ahora que he comprado una plancha de otra marca mucho más barata. Todavía maldigo el día en que lo hice.

Entonces me di cuenta de la realidad: que nadie vende duros a cuatro pesetas. A lo largo de mi vida he ido a varias peluquerías, y seguro que tú también. ¿Te has fijado en la marca de las planchas que usan casi siempre en todas ellas? Exacto. GHD (Good Hair Day) es el mayor fabricante y distribuidor de planchas del mundo.

Por eso quiero contarte qué ventajas tiene una GHD y qué diferencias he notado en mi pelo en comparación con la nueva plancha barata.

Qué ventajas tiene comprar una plancha GHD

 

  • Está hecha con materiales de alta calidad: Todas ellas tienen placas de aluminio recubiertas por cerámica, un material noble. Son muy agradables al tacto y en el caso del último modelo el exterior está protegido de tal manera que tu mano no arde: puedes manipular la plancha con total tranquilidad, incluso las partes situadas justo encima de las placas.
  • Tienes una garantía de 2 años: Si tu plancha necesita una reparación dentro del plazo de garantía, el servicio técnico de GHD se ocupa de ella. Te recomiendo guardar siempre el ticket de compra, por si acaso. Y que no estires el cable sin querer y se te caiga al suelo, también.
  • Alcanza la temperatura óptima para conseguir el mejor resultado sin chamuscarte el pelo: Todas las planchas GHD trabajan el cabello a una temperatura de 185 °C. Si has mirado ya comparativas con otras planchas del mercado, te habrás dado cuenta de que hay planchas con regulador que alcanzan temperaturas muy superiores. ¿Para qué? ¿Quieres prenderle fuego? Si vas a darle un uso diario tu pelo agradecerá el punto justo de temperatura. Pero claro, si lo que buscas es justamente una temperatura aún más baja porque tienes el cabello súper delicado y fino, pues igual te interesa apostar por otro tipo de plancha.
  • Tiene un diseño muy bonito: No es lo más importante, pero hay variedad de diseños que juegan con colores muy femeninos. Si eres más práctica/o y pasas del rosita tienes disponibles los modelos básicos que además suelen ser más baratos. Normalmente vienen con una funda monísima, a juego con el modelo que hayas elegido.

Qué diferencias he notado al usar una plancha barata después de usar una plancha GHD

 

  • Ahora tardo más en plancharme el pelo: Antes lo secaba a lo loco con el secador y le pasaba la plancha una o dos veces a cada mechón y listo. Tardaba como máximo unos 45 min o una hora en total para alisarlo completamente. Ahora tengo que insistir e insistir y hacer como mínimo unas 3 o 4 pasadas para que quede igual de liso tardando veinte minutos más.
  • El alisado no dura tanto: Antes me duraba tranquilamente hasta 5 días. Ahora empiezan a aparecer ondulaciones a partir del segundo o tercer día. También depende de la exposición a la humedad que le dé (Si te alisas el pelo y quieres que te dure, no termines tu jornada de gym en la sauna de vapor ni hagas una expedición por la selva amazónica después de ducharte).
  • Odio el regulador de temperatura que lleva: ¿Porqué? Por que si no subo la temperatura a más de 185°C no consigo un resultado aceptable.  Si subo la temperatura castigo más a mi pelo y se vuelve débil. Además, lo pulso con el dedo y voy cambiando la temperatura sin querer mientras uso la plancha.
  • Mi pelo se encrespa con más facilidad: Vale, en el pelo rizado el encrespamiento viene de serie. Y aquí también se aplica el concepto de la humedad que te he comentado más arriba. Pero recuerdo que después de alisarlo con la GHD y en condiciones normales, como mínimo me duraba perfecto todo el día. Utilizando la misma técnica con la nueva plancha, es cuestión de pocas horas que se encrespe.
  • Se me cae mucho el pelo: Que sí, que tiene mucha relación con factores externos, como el cambio de estación, el estrés, el consumo de ciertos medicamentos y todo lo que tú quieras. Pero es que últimamente saco tal cantidad de pelo del desagüe que parece que vaya a cobrar vida y salir corriendo.

El caso es que no me he dado cuenta de lo bien que trabajan estas planchas hasta que las he echado de menos. Hasta entonces pensaba que alisar mi pelo no tenía demasiado misterio. Ahora puedo decir que la mayoría de las veces, la calidad es cara. Y después de probar la nueva GHD platinum que  ha comprado mi hermana, confirmo que para mí es el mejor modelo que han sacado hasta ahora.

A continuación te explico el porqué probablemente la compre yo también, aunque sea más cara que el resto de modelos.

¿Porqué compraría la GHD Platinum?

 

ghd-platinum-cual-comprar

 

  •  Es súper cómoda de utilizar: Si eres una “planchadora” habitual te habrás dado cuenta de una cosa. Para conseguir unas ondas perfectas, tienes que ejercer un poco de presión en la parte superior de las placas mientras trabajas el cabello. Y no sé tú, pero yo lo paso mal porque esa parte está demasiado caliente. Bueno, pues al utilizar la Platinum me he dado cuenta de dos cosas: la primera es que no tengo que hacer presión. Puedo sujetarla sin tocar la parte de las placas, que el diseño de la plancha se encarga de hacer eso por mí. Y lo segundo, que no quema. La parte exterior está protegida y no permite que circule tanto el calor.
  • El resultado es INCREÍBLE: ¿Sabes el anuncio de Pantene? Así me siento yo después de utilizarla. Tanto si lo aliso completamente, o si me hago alguna onda… El resultado es genial, si tienes un poco de técnica puedes hacer auténticas maravillas. También era muy superior a otras planchas cuando utilizaba la GHD IV o la GHD Gold, sus predecesoras, pero es que ésta está a otro nivel. Supongo que también ayuda que en lugar de un sensor de calor inteligente, tiene tres en cada placa, y de esta forma se reparte el calor más uniformemente.
  • Ideal para despistadas: Si te estás arreglando y tienes prisa, a lo mejor te olvidas de desconectar la plancha. A mí me suele pasar. Pues si permanece inactiva durante más de 30 min entra en modo suspensión. Además, su funda monísima es resistente al calor y viene con un protector para las placas. Así que puedes guardarla una vez hayas terminado sin preocuparte por si aún está muy caliente.

La conclusión final es que dada mi experiencia, te recomiendo al 100% que no tengas manías en gastar un poco (o bastante) más de lo que tenías pensado. Al final no se trata de un gasto, si no de una inversión. Que como dice mi madre, no se juega ni con el cabello ni con la salud.

Así que si quieres, puedes comprar la GHD Platinum en Amazon, que ahora está un poco más barata. ¡Ah! Y si encuentras el Santo Grial de las planchas dímelo. De momento, y según mi experiencia, no creo que exista. Pero quién sabe, quizá hay que empezar a creer en los milagros.

0 comentarios

También te interesará leer...

Pin It on Pinterest

Share This